×

Sonambulismo: el trastorno del sueño que más impacto ocasiona entre quienes lo padecen

Especialistas advierten que cuando se tiene un sonámbulo en la familia, se deben tomar ciertos recaudos para evitar que se haga daño. Lo sufren, mayoritariamente, chicos de entre 4 y 12 años.

- 23:20 Santiago

El reciente episodio en el que una persona sonámbula casi ocasiona una tragedia al abalanzarse sobre el chofer de un colectivo de larga distancia, reavivó algunas creencias erróneas o mitos respecto de esta afección, y la curiosidad respecto de sus causas y sus características.

Profesionales consultados por EL LIBERAL, confirmaron que se trata de un trastorno del sueño, que generalmente no es medicado, y que lo padecen mayoritariamente los chicos.

“Es una afección de consulta al neurólogo, entra dentro del campo de lo que se conoce como trastornos del sueño. Generalmente se da en niños, pero también lo pueden tener los adultos, y se da cuando hay alguna implicancia hereditaria. Pero también es atribuido al estrés, al cansancio, al consumo de ciertos medicamentos o drogas psicoactivas, a ansiedad y también, al consumo de alcohol”, indicó el médico neurólogo doctor Miguel Jacobo.

La licenciada en psicología Emily Azar abonó esa teoría y especificó que “está asociado a ciertos movimientos del cerebro”.

“La deambulación se produce cuando hay una disociación entre la vigilia y el sueño. Hay una mezcla de ondas de vigilia y ondas de sueño en el mismo momento, por eso es que la persona puede estar dormida y al mismo tiempo hacer todas las acciones que realiza estando despierta: caminar, salir, limpiar”, amplió.

Respecto de lo que ocasiona el sonambulismo, precisó la licenciada Azar que “se produce cuando mientras la corteza cerebral está dormida, se despiertan los centros cerebrales subcorticales, que son los que se encargan de los movimientos automáticos que tiene la persona”.

Mitos

Sobre la creencia popular que dice que si se despierta a una persona sonámbula se le puede causar la muerte, el doctor Jacobo derribó ese mito al asegurar que “es algo erróneo”.

“En general hay creencias erróneas. Una es que si se lo despierta al sonámbulo se le puede causar la muerte, y eso es falso. Otro mito es que no pueden lastimarse porque gobiernan todo, lo que también es falso. Sí se pueden lastimar, por eso hay que tomar medidas para protegerlo”, explicó.

En este sentido, recomendó que si se descubre que hay un sonámbulo en la familia, se debe evitar colocar elementos con los que se pueda lastimar, bloquear las escaleras y las salidas a los balcones.

Cómo actuar

“Por lo general, muchos pacientes vuelven solos a la cama, pero la acción correcta sería dirigirlos a la cama suavemente. Despertarlos no es nada grave, pero sí pueden despertarse confundidos. Pueden inclusive tener cierto temor o agredir a la persona que los despierta”, puntualizó Jacobo respecto de cómo comportarse ante un sonámbulo.

La licenciada Azar precisó que “el trastorno del despertar es que la persona tiene reacciones confusas, y la familia no sabe qué hacer con eso, la persona se levanta, está sentada en la cama, con los ojos abiertos, dormida y la mirada perdida, y puede llegar a contestar preguntas que se le hagan, pero sigue dormida”.

Los profesionales coincidieron en que “son pocos los casos que requieren medicación”, y que “en algunos casos, puede tratarse con algún sedante suave, de acción rápida”.

Los ciclos del sueño

- ETAPA I: es en la que se entra y se sale del sueño. En ella son muy frecuentes los despertares y las sensaciones de “caída”. En esta etapa, los ojos se mueven lentamente y la actividad muscular se enlentece.

Cuando estamos en ella, nos damos cuenta de lo que ocurre a nuestro alrededor e incluso podemos creer que no estamos dormidos. Las ondas cerebrales que predominan son la alfa y la theta.

- ETAPA II: el sueño se hace más profundo y el tono muscular es más reducido. El movimiento de ojos se detiene y las ondas cerebrales se vuelven más lentas.

- ETAPA III: Es la etapa del sueño en el que realmente descansamos y en el que, si nos despertáramos, nos sentiríamos confusos. En esta fase las ondas cerebrales predominantes son la delta. Es donde generalmente se dan trastornos de sueño como el sonambulismo, terrores nocturnos y mojar la cama.

- ETAPA IV: aquí es donde nos encontramos profundamente dormidos y nos hace descansar tanto física como psíquicamente. Aunque no es la fase en la que soñamos, nos podemos encontrar con imágenes, con la diferencia de que nunca son historias.

- ETAPA REM: es la etapa en la que soñamos en forma de historia. En este momento el tono muscular no existe (por eso cuando queremos gritar en un sueño, no podemos).

Las ondas cerebrales predominantes son las theta. En esta etapa, las ondas cerebrales son como cuando una persona está despierta, por lo que el ritmo cardíaco y la presión aumenta, al igual que el movimiento de los ojos y a la vez, los músculos se paralizan. En este momento es cuando soñamos, y si nos despiertan, lo recordamos.l


Más noticias de hoy