×

Manchas en la piel

- 09:16 Opinión

Por las doctoras Soledad Camuso y Aldana Scaglioni. Dermatólogas.

El pigmento natural que determina el color de la piel es la melanina, la cual es secretada por el organismo para proteger la piel de los rayos UV. Los problemas de pigmentación están relacionados con una distribución diferente de la melanina y/o los melanocitos, que provoca una hiperpigmentación (manchas oscuras en la piel) o bien una hipopigmentación de la piel (manchas más claras en la piel). Existen diversos tipos de manchas en la piel que pueden deberse a diferentes causas. En muchos casos solo son un problema estético, pero en otros es importante acudir al dermatólogo para que determine el origen de las mismas y su tratamiento especíco.

Algunas de las manchas más comunes son:

Lentigos: son manchas de color marrón que aparecen en zonas expuestas al sol, como cara, manos, escote y antebrazos

Melasma: se presenta en forma de manchas irregulares de color marrón, gris o incluso azulado. Suelen ser bilaterales y simétricas, asintomáticas, afectando con mayor frecuencia la cara, cuello y raramente antebrazos.


Te recomendamos: El cuidado de la piel en el verano


La causa es desconocida, pero existen múltiples factores que pueden estar implicados en su desarrollo: predisposición genética, exposición a luz ultravioleta y solar, factores hormonales (anticonceptivos, embarazo), fármacos y posibles cosméticos.

En la mayoría de los casos afecta a mujeres jóvenes. Pero en un porcentaje bajo también se observa en los hombres. Existe una predisposición en personas de origen hispano y asiático.

Si bien el melasma no presenta síntomas más allá de la decoloración de las pieles, no generando ningún otro tipo de inconveniente para la salud, sí puede producir un fuerte impacto en la calidad de vida de quienes lo padecen dado los efectos estéticos que genera.

Acantosis nigricans: este tipo de manchas aparecen en personas con resistencia a la insulina y diabetes. Son manchas oscuras que afectan los pliegues cutáneos como cuello, axilas y codos.

Vitiligo: es una enfermedad de la piel que se caracteriza por la aparición de manchas blancas (sin coloración) de menor o mayor extensión y en diferentes partes del cuerpo, como consecuencia de la destrucción de melanocitos, que son las células epiteliales responsables de dar color a la piel, mediante la producción de melanina. También puede afectar los ojos y las membranas mucosas (interior de la nariz y la boca). Suele desarrollarse antes de cumplir los 40 años, indistintamente de cuál sea el sexo o la raza.


Te recomendamos: ¿Cuáles son los principales beneficios del deporte para la visión?


No se conocen cuáles son las causas del vitiligo, aunque se sospecha que puede ser una enfermedad autoinmune condicionada por algún tipo de alteración genética. Asimismo, existe un componente hereditario, pues la existencia de antecedentes familiares (los dos padres) de esta enfermedad se relaciona con una mayor probabilidad de padecerla.

Las manchas blancas que caracterizan el vitiligo son más frecuentes en las zonas del cuerpo que están habitualmente expuestas al sol: manos, brazos, pies, cara y labios. No obstante, también pueden aparecer en otras zonas, como el ombligo, las axilas, los genitales, en el área que rodea el ano, los ojos o la ingle.

Aunque en ocasiones no sucede así, es frecuente que las manchas aparezcan sucesivamente en diferentes áreas del cuerpo, en unos casos de forma muy lenta y en otros muy rápida, sin que se conozca la razón de que esto ocurra de una forma o de la otra, si bien cabe la posibilidad de que el estrés físico y/o emocional pueda contribuir a acelerar el proceso.

Las manchas tienen siempre los bordes bien delimitados y en ocasiones estos se muestran con una coloración más oscura y en algunos casos un poco inflamados y rojizos. Otra característica frecuente del vitiligo es la aparición temprana de canas, especialmente en las zonas donde hay manchas.

Cómo examinar las manchas correctamente

Es importante conocer los diferentes tipos de manchas en la piel para poder iniciar el tratamiento idóneo para removerlas.

En la consulta médica debemos realizar diferentes pasos:

• Hacer un interrogatorio para saber cuándo y cómo aparecieron las lesiones y si fueron posteriores a la exposición al sol.

Asimismo, es necesario saber si el paciente usa o no protección solar, si está consumiendo hormonas o medicamentos que puedan contribuir a este proceso o si se ha aplicado algún tratamiento que pueda generar estas lesiones.

• Realizar un examen físico, haciendo énfasis en las áreas expuestas al sol, con la finalidad de verificar la presencia de lesiones, coloración, número de manchas y formas que presentan.

• Usar un dermatoscopio, con el cual se evidenciará el nivel de pigmentación de la mancha, así como otras causas que contribuyen a el diagnóstico preciso de las lesiones.

En los casos en los que pueda haber confusión, es recomendable que el dermatólogo solicite una biopsia para que el diagnóstico sea más específico y se pueda aplicar la terapia adecuada.

Asimismo, es bueno complementar todos estos procesos con autoexploración, pues de esa manera se le podrá dar al especialista la especificación de la lesión desde la percepción del paciente y, de esta manera, brindarle la orientación precisa para el tratamiento de la mancha.

Tratamientos contra las manchas solares en la piel

Es importante tener el diagnóstico preciso del tipo de mancha presente en el paciente para iniciar la terapéutica adecuada a la lesión que se está viendo, tomando en cuenta que existen distintas alternativas para tratar este problema.

Estos son algunos de ellos:

Cremas despigmentantes: estas cremas, como los retinoides, el ácido azelaico,el ácido tranexamico, la hidroquinona etc. atacan la capa más superficial de la piel y ayudan a aclararla. Prevenir las manchas solares en la piel utilizando protectores solares por encima de factor 50 y evitando largas exposiciones al sol es imperativo. Asimismo, es de vital importancia diagnosticarlas y tratarlas para que estas no se tornen más graves.

Peeling: este tratamiento consiste en exfoliar el tejido para regenerar la capa epidérmica de la piel. Así, se despigmenta con mayor profundidad la zona en cuestión.

Con este técnica, se aplican ácidos que, luego de unos días, desprenden las capas más superficiales de la piel, obteniendo un aspecto liso, más claro y suave en la zona donde se aplicó el tratamiento. Luego de aplicar este procedimiento, es recomendable colocar cremas hidratantes y protector solar.


Te recomendamos: La apnea del sueño aumenta el riesgo de cardiopatía


El tipo de ácido y el intervalo y cantidad de sesiones, dependerá del fototipo de piel del paciente y de la patología a tratar.

Mesoterapia: es despig-mentante, es un tratamiento coadyuvante en la terapia de las alteraciones cutáneas por hiperpigmentacion. Consiste en la aplicación intradérmica de sustancias despigmentantes

Luz Pulsada Intensa (IPL): esta técnica es utilizada a nivel estético para tratar manchas en la cara. A través de ella, se puede obtener:

• Rejuvenecimiento facial.

• Eliminación de manchas e imperfecciones de la piel.

• Mejoras en los lentigos.

Los tres objetivos principales en el tratamiento del vitiligo son: detener la progresión de la enfermedad, lograr la regimentación y prevenir las recaídas.

Desde el Instituto de Dermatología y Estética Face aconsejamos consultar con tu dermatólogo de confianza para solucionar este problema, pues él te guiará en el procedimiento a seguir para trabajar en tus manchas. l


Más noticias de hoy