×

Terror en una ciudad neozelandesa por una invasión de “ratas gigantes”

Titirangi, un suburbio artístico de Auckland tiene una plaga de roedores, que según describen medios locales, tiene el tamaño de un gato.

- 23:14 Mundo Web

La ciudad neozelandesa de Auckland sufre por estas horas la invasión de ratas gigantes, que según medios locales, son "descaradas" y del "tamaño de un gato", según el portal local NewsHub.
El número de roedores ha crecido exponencialmente debido a la llamada temporada de "mega mástil", en que los árboles y las plantas en general producen grandes cantidades de semillas. Otra fuente de alimentación a la que recurren es la comida para pollos silvestres que esparcen los habitantes en muchos lugares.
Titirangi ha sido durante mucho tiempo una zona caracterizada por su gran población de pollos silvestres, y los residentes piensan ahora que las ratas pueden haber estado engordando gracias a la costumbre de alimentar a esas aves.
"El verano pasado fue muy largo, por lo que se extendió su temporada de reproducción", dijo a Newshub el propietario de la compañía de desratización Direct Pest Control, Doug Morris. "Ahora que ha llegado el invierno, entran [a las áreas urbanas] porque hace frío".
A su vez, un fabricante de trampas para esos roedores, identificado solo como Victor, alertó que "los bebés pequeños, los ancianos que no pueden levantarse por sí mismos de su cama y las personas sin hogar, que duermen en portales y callejones", son quienes se encuentran en mayor riesgo.

La ciudad neozelandesa de Auckland sufre por estas horas la invasión de ratas gigantes, que según medios locales, son "descaradas" y del "tamaño de un gato", según el portal local NewsHub.

El número de roedores ha crecido exponencialmente debido a la llamada temporada de "mega mástil", en que los árboles y las plantas en general producen grandes cantidades de semillas. Otra fuente de alimentación a la que recurren es la comida para pollos silvestres que esparcen los habitantes en muchos lugares.

Titirangi ha sido durante mucho tiempo una zona caracterizada por su gran población de pollos silvestres, y los residentes piensan ahora que las ratas pueden haber estado engordando gracias a la costumbre de alimentar a esas aves.

"El verano pasado fue muy largo, por lo que se extendió su temporada de reproducción", dijo a Newshub el propietario de la compañía de desratización Direct Pest Control, Doug Morris. "Ahora que ha llegado el invierno, entran [a las áreas urbanas] porque hace frío".

A su vez, un fabricante de trampas para esos roedores, identificado solo como Victor, alertó que "los bebés pequeños, los ancianos que no pueden levantarse por sí mismos de su cama y las personas sin hogar, que duermen en portales y callejones", son quienes se encuentran en mayor riesgo.


Más noticias de hoy